Las listas están para no cumplirlas Parte II. #Today2017.

16.1.17

¡Feliz 2017! 

Porque cada uno empieza el año cuando quiere, ¿no? Después de dos meses de "vacaciones", aquí estoy de nuevo y no quería desaprovechar la retomo la ocasión para saludaros y desearos lo mejor para este año que comenzó hace quince días y que yo empiezo un poco acelerada y con la cabeza llena de proyectos que ya os iré desarrollando en los próximos meses. 

Es una tradición que yo haga una lista de propósitos como primer post del año así como un balance final de aquellos que me marqué como objetivos el año anterior, así podremos comprobar cómo de fructífero ha sido el año. 

El año pasado estos fueron mis objetivos: 


1. Viajar, al menos, tres veces. 

Al empezar el año no pensaba que pudiera cumplirlo pero ha superado mis expectativas con creces. Londres, Berlín y unas vacaciones improvisadas por el sur. Propósito cumplido

2. Mejorar el blog. 

Mejorar, lo que se dice mejorar...ha mejorado. Después de hacer algunos cursos interesantes y de ponerme seria con el tema de las plantillas y el diseño, he conseguido que el blog se acerque un poco más a la idea que tengo en la cabeza aunque no está al 100% como yo quiero, ha mejorado bastante. Podríamos decir que propósito cumplido. 

3. #Unplanalmes

Ya os conté que J. y yo habíamos hablado de la necesidad de retomar esas salidas amorosas que teníamos al principio de nuestra relación. Esa costumbre que teníamos de sorprender al otro con algún plan alternativo sin que el otro supiera nada. Esta ha sido una de las mejores cosas que hemos hecho en el 2016 porque nos ha dado la oportunidad de tachar de la lista muchos sitios a los que queríamos ir, hemos comido en restaurantes que llevábamos mucho tiempo queriendo conocer, hemos visto más teatro y más cine que el año anterior. Vamos, que esto lo mantenemos este año también seguro. Propósito cumplido. 



4. Ir a la cama antes de las 00.30. 

Éste se me resiste una y otra vez. Algunas veces lo consigo pero no podríamos decir que haya conseguido convertirlo en una rutina. No conseguido.

5. Hacer algún curso interesante. 

Aquí también me he portado bien porque este año he podido hacer algunos cursos interesantes de los que tengo pensado hablaros en las próximas semanas porque son tremendamente recomendables. Propósito cumplido. 

6. Leer más (y mejor). 

Menos mal que este año no me animé al retoliluleo ni a nada de ese estilo porque el resultado sería frustrante. No es que haya leído poco pero tampoco he leído más que el año anterior. No conseguido. 

7. #Desayunobonito. 

Otra costumbre a mantener este año porque los desayunos especiales de los domingos han sido una rutina fantástica. Propósito cumplido. 


8. Hacer (mejores) fotos. 

Otro objetivo difícil de evaluar porque aunque me estoy esforzando mucho por mejorar y estoy progresando poco a poco todavía no podríamos decir que están al nivel que me gustaría. Aún así, mejores son. ¿Vale la trampilla? Propósito cumplido. 

9. Mimarme. 

Este propósito venía de La Magia del Orden y se ha convertido en una rutina. Mimarse no es consentirse ni malcriarse, mimarse en cuidar los detalles, regalarte un poco de tiempo y disfrutar de las pequeñas cosas. Propósito cumplido. 

10. Ponerme buenorra. 

Ejem...No. 

11. Olvidarme un poco del móvil. 

Vaya, con lo bien que íbamos...Mal, éste muy mal. La cosa es que también soy muy de rachas y como sabéis, en los últimos dos meses he pasado bastante del blog y de las redes sociales pero lo que viene siendo "olvidarse", como que no. 

12. #Armariobonito.

No sólo lo he cumplido sino que también lo he compartido con vosotros y os he animado a que sigáis la propuesta de Andrea Amoretti. Lo podéis ver aquí.



13. Organizar el ordenador. 

 El pobre pasó a mejor vida en el 2016 así que este no me sirve aunque estoy intentando empezar de cero con el nuevo, dejándolo bien ordenadito y limpito. 

14. DIYear. 

Mucho y bien. Y gracias al blog precisamente. Propósito cumplido. 

15. Dirigir algo. 

Todavía no me he acabado de lanzar al mundo de la dirección pero estoy a punto. No creo que el 2017 sea el año porque tengo un proyecto más grande en mente pero no me olvido de él. No cumplido. 

16. Saltarme las listas. 

No pasa nada por no cumplir los propósitos. Lo importante está en tener motivación para levantarse cada mañana, vivir cada día con intensidad, con ganas. Hacer las cosas de corazón. En eso no me ha ido mal así que podríamos considerarlo el último de los propósitos cumplidos del 2016. 


10/16, no está nada mal, ¿no? 

Bueno, pues ahora ha llegado el momento de marcarse las metas para los próximos meses, mi Today2017 (lo siento, Marta, voy tardísimo esta vez). Me he valido de este freebie de Thegreatmoustache porque me ha encantado. Ya veremos qué tal se da este año porque yo he puesto muchas expectativas en él. 


Espero que este sea un año lleno de cosas buenas y bonitas, de proyectos y metas motivadoras, de series y películas que nos hagan disfrutar, de muchas tardes de té y bizcocho, de viajes y fotos, de reencuentros con amigos, vamos, lo que viene siendo un año feliz. 

¡Que se cumplan todos vuestros propósitos! 




#Skincaretag

21.11.16

La semana pasada en Instagram estuve participando en el #skincaretag propuesto por Elotrobeautyblog, página que os recomiendo muy mucho porque detrás de ella hay una persona realmente apasionada por la cosmética, con muchísimo conocimiento de parafarmacia y de marcas nicho y verdadera creadora de necesidades, con recomendaciones muy ajustadas a tu tipo de piel. Vamos, que no sé a qué esperáis si no conocéis su blog. 

El caso es que lanzó este reto en el que teníamos que animarnos a compartir un producto de cada una de las categorías propuestas y como tuve la oportunidad de compartir opiniones y recomendaciones con mucha gente (de hecho la wishlist empezó a crecer y crecer) he pensado que podría ser buena idea recopilar mis elegidos en un post para ir contrastando mis opiniones sobre estas categorías en un futuro. 

¿Os apetece echar un ojo a los elegidos? 

#Mejorlimpiador


A ver, empecemos por el principio ya que en el tag vi como había gente que incluía en esta categoría desmaquillantes. Si me preguntas por un limpiador, no pienso en un desmaquillante ya que los considero categorías diferentes. El limpiador es un segundo paso en la limpieza y esto es algo que no todo el mundo tiene claro. Poco a poco, gracias a las redes sociales, youtube y blogs, la gente está conociendo la rutina de doble limpieza y se van aclarando varias dudas, es ésta la razón por la que elegí un producto que se adaptara estrictamente a la categoría propuesta. 

Son muchos los productos que puedo destacar en esta sección y sabéis que mi favorito de todos los tiempos es el Renaissance Cleansing Gel de Oskia, del que os hablé específicamente aquí
Al tener que elegir alguno de los que tuviera actualmente en uso o a mano me he decantado por el Baume Nettoyant au Bois de Rose de Darphin, un bálsamo limpiador fantástico por su fórmula rica en aceites esenciales (cuidado si tenéis problemas con la presencia de éstos en vuestras rutinas faciales) que deja la piel muy limpia y acondicionada, esa sensación que es fácil de describir pero que todas sabemos percibir. 


#Mejortónico


Vamos por orden, bien. 
Después de desmaquillar y limpiar la piel el siguiente paso sería tonificar, equilibrar o preparar la piel para los tratamientos posteriores. Yo soy muy de esencias o lociones, más que de tónicos en sí porque creo que aportan un poquito más a la rutina. A pesar de ello, si tuviera que destacar un tónico en su sentido más literal sería, sin ninguna duda, el Glow Tonic de Pixi, del que ya os he hablado en otras ocasiones. 
Tiene una concentración de ácido glicólico del 5%, la cantidad perfecta para una exfoliación ligera que permite utilizarlo a diario. Yo no lo uso con esa frecuencia porque mi piel no lo necesita pero suelo intensificar su presencia en la rutina en esas épocas en las que tiene peor aspecto, algunas imperfecciones o está más apagada. 


#Mejorsérum


Esta sí que es una categoría compleja porque los sérums responden a las necesidades concretas de cada piel e incluso se van alternando para complementarse.
De las últimas incorporaciones a mi rutina facial me quedo, sin ninguna duda, con el Revitalise & Glow Serum de Aurelia, marca que me ha sorprendido muy gratamente y que tengo ganas de reseñar en el blog.  
Llevo varias semanas utilizándolo y he notado rápidamente sus efectos, punto positivo a su favor porque ya sabemos que normalmente este tipo de tratamientos requieren tiempo y constancia para notar algo. 
Al aplicar este sérum, de olor ligero y textura agradable, notas la piel muy fresca, muy calmada y "en paz". Sé que parece una descripción demasiado onírica para hablar de piel pero es muy complicado de explicar. Es una sensación muy muy agradable. Digamos que es un aspecto de piel sana. 


#Mejorhidratante


Cuando busco una crema hidratante suelo recurrir a fórmulas que se dediquen básicamente a eso, a hidratar. Sé que la mayoría de las cremas que hay en el mercado suelen tener un subtítulo, un doble objetivo añadido a su función primordial y está bien un extra, por supuesto, pero no le doy tanta importancia a ese segundo objetivo porque creo que los sérums de tratamiento y el diseño de la rutina facial es la clave del éxito en este caso.

Sin embargo, a veces descuidamos la hidratación en su sentido más estricto, especialmente si no conocemos del todo nuestra piel. Hay gente que utiliza cremas hidratantes para piel grasa cuando realmente la tiene deshidratada, gente que tiene la piel seca y no lo sabe, etc. Por eso es importante conocer bien nuestra piel. 

Mi piel es mixta, sensible y con tendencia a la deshidratación así que suelo incorporar a la rutina cremas que sean cuidadosas y respetuosas con ella y si de paso tienen algún extra, pues mejor que mejor. 
La gama Clearcalm 3 de REN está pensada para pieles sensibles con tendencia a las imperfecciones y me gusta precisamente por eso, porque su objetivo principal es ser respetuosa con la piel, función que no cumplen muchos de los productos pensados para tratar las imperfecciones.


#Mejorexfoliante


En esta categoría tengo que hacer un poco de trampa porque a pesar de que últimamente he dejado totalmente de lado los exfoliantes mecánicos, hay algunos que merece la pena destacar así que he elegido uno de cada tipo. 

En cuanto a los exfoliantes mecánicos, como decía, me quedo con el Buffing Grains de Bobbi Brown porque como no lo aplico con tanta frecuencia, me da pena que pueda echarse a perder. Este exfoliante, al ser exclusivamente en polvo, no se estropea. 
Su aplicación es un poco peculiar porque consiste en mezclar una cantidad variable de esta mezcla de polvos de un tipo de alubia japonesa (cantidad que podemos adaptar en función del nivel de intensidad de la exfoliación que queramos) con el limpiador que tú quieras, aunque te recomiendo que utilices alguno que tenga una cierta textura cremosa para que la mezcla sea más homogénea. 

Sin embargo, como os he dicho, últimamente me he pasado a los exfoliantes químicos, me gustan más por su facilidad de aplicación y porque no me irritan tanto la piel como un proceso mecánico de exfoliación. Dar con los ácidos que mejor funcionan en tu piel lleva su tiempo y hay que tener mucho cuidado con la concentración de los productos. 

Uno de los exfoliantes químicos que más me gustan de los últimos que he probado son los Age Defying Exfolianting pads de Radical  a los que suelo puede sacarles una pega: su precio. Los compré por darme un caprichazo y cumplen su cometido a la perfección pero son bastante caros, eso hay que reconocerlo. 
Me gustan mucho porque son muy cómodos de aplicar, basta con sacar un disco impregnado del bote y distribuir el producto suavemente, a toquecitos, sobre la piel. Una vez terminado el proceso, se tira el algodón y listo. Vamos, bien cómodo e higiénico. Eso si, recuerda cerrar correctamente la tapa para no correr el riesgo de que se sequen. 

En mi piel los resultados han sido fantásticos, la apariencia ha mejorado muchísimo y la noto más refinada. 




#Musthave


Esta era una categoría libre destinada a recomendar un producto que consideremos fundamental en nuestra rutina facial. He coincidido con mucha gente en elegir las mascarillas faciales en general porque me parece que es un paso muy importante en la rutina, el complemento perfecto para solucionar algunas de las necesidades de la piel. 

Hace algunos meses compartí con vosotros un post hablando de algunas de mis mascarillas favoritas. Os lo dejo por aquí.









¿Participasteis en el reto? ¿Os animáis a contadme vuestros destacados? 

Deco: Un vistazo a mi estudio. Mi oasis de inspiración.

14.11.16

Me encantan los posts de decoración. Lo reconozco. 
Me gusta ver las casas de la gente, coger ideas en fotos de Instagram, perderme por Pinterest y crear carpetas de proyectos pendientes que después desarrollar en casa. 
Vamos, un pozo sin fondo. 

Ya he compartido por aquí algunos rinconcillos que considero relativamente terminados de la habitación principal y del salón pero si hay una estancia de la casa en la que me gusta invertir tiempo y a la que me gustaría sacar más partido es el estudio, mi oasis de inspiración, el lugar en el que doy rienda suelta a la creatividad, donde hago scrap, manualidades, trabajo e incluso, me maquillo. 

No es una habitación grande, es estrechita y alargada, de esos espacios a las que cuesta sacar partido. Cuando nos mudamos, ni nos planteamos en convertirla en una habitación de invitados por su reducido tamaño y por satisfacer nuestras necesidades reales.
Ese es un planteamiento que me preocupa cuando pienso en un espacio. ¿Necesito una zona de comedor o suelo cenar en el sofá? ¿Es útil tener una habitación que no usa nadie cuando tienes una carencia de un espacio que usarías a diario? 
Evidentemente me gustaría tener una habitación agradable para mis visitas pero, desde luego, este no es este espacio.

Así que ese fue el planteamiento de partida. Un estudio, un espacio de trabajo, un lugar para ser creativo. 
Y para Ikea que nos fuimos. 
A comprar un tablón de madera grande y a por las cajoneras Alex que tiene todo hijo de vecino. También añadimos una cajonera del mismo modelo pero de nueve cajones, para almacenar todo el material de scrapbook (organización que tengo pendiente de compartir con vosotros, por cierto). 

Además, tenemos la suerte de que en casa todos los armarios son empotrados así que aprovechamos al máximo el almacenamiento. Contamos con uno bastante grande en esta habitación, que usamos para guardar los abrigos, hemos instalado un sistema de zapatero en la parte inferior y un espacio para las maletas. ¡Vamos, no diréis que no lo amortizamos!

Lo que sí tenía claro es que, a pesar de tener una única mesa para varias funciones, quería diferenciar los espacios. Una sección estaría dedicada al "tocador" y otra como espacio de trabajo y zona de manualidades. 


Enla zona de la izquierda, como bien os he dicho, está el tocador. Intento que no haya demasiados elementos encima de la mesa porque me da sensación de sobresaturación. 

He colocado un panel color cobre como Moodboard, donde voy poniendo postales y fotos que me inspiran y que veo cada día. Además, tengo dos módulos de metacrilato de Muji en los que guardo productos que utilizo prácticamente a diario como las sombras en crema, los correctores, etc.

Suelo reutilizar los recipientes de las velas para usarlos como botes para brochas y lápices así que ahí los tengo colocados para tenerlos a mano e ir variando. 

También tengo el espejo de Babyliss que utilizo a diario, con dos caras e iluminación regulable. Como por las mañanas apenas ha amanecido, necesito algo de luz complementaria así que me hace el apaño. 

Al otro lado del Moodboard tengo un par de cajas de Maisons du monde donde guardo muestras o productos que tengo sin empezar y el lugar donde dejo la agenda. En este caso, mi agenda de LuciaBe para el 2017 y la que tengo en uso ahora mismo. 










En esa cajonera guardo algunos útiles de papelería,  los washi tapes que tengo en uso ahora mismo y también otros objetos que son básicos para mí como las gafas, la crema de manos, etc. 

Esa zona es la de trabajo así que por ahí suele estar el portátil, un bote de bolígrafos, los planificadores y un montón de papelotes. Esas cosas os las suelo enseñar por Snapchat (vinilosrayados), aquí se me caería la cara de vergüenza si os lo enseñara todo desordenado. 











En la última parte de la mesa está el organizador de escritorio que ya os mostré en este post, en el que guardo las tintas que más utilizo. No os voy a contar mucho más sobre él porque ya os expliqué cómo lo organizo y qué hay en cada uno de los cajones. 











Ya os he dicho que también tengo una cajonera alta donde guardo todo el material de scrapbook. Encima de ese mueble tengo algunos regalitos y detalles que son para mí especiales o que tienen algún tipo de significado. Es la estantería de las boniteces, como le digo a J. 

Ahí tengo una cajonera de madera con algunas piezas de bisutería, un cuenquito con muestras de perfumes, la botella con frases sobre mí que me regaló una persona muy especial...Suelo rotar bastante la decoración de ese espacio, intentando resaltar algunos de sus elementos. 

Mi espacio favorito del estudio es la pared frontal, lugar en el que voy colgando todas las láminas bonitas que tengo. Tengo de Luciabe, de LadyDesidia, de Charuca, otra de Mr.Wonderful...incluso me voy animando a colgar algunos de mis layouts de scrapbook. 

Las tengo colgadas con un poquito de washitape para poder cambiarlas de sitio o reubicarlas cuando voy incorporando algunas nuevas. 



Pues eso es todo por esta vez. Como siempre os digo, me gusta ir variando los espacios, cambiando los elementos y redecorando según me vaya apeteciendo así que todo está en constante renovación. Si defino alguno de ellos de otra manera, os lo contaré más adelante.

¿Cuál es vuestra estancia favorita de la casa? ¿A cuál le dedicáis más cuidado? 


DIYear: Mapa de corcho

7.11.16

Hoy os traigo un DIY que, aunque no es demasiado original ni novedoso porque lo he visto en muchos blogs, tenía muchas ganas de hacer. 

Siempre me han gustado los mapas, ver la inmensidad del planeta plasmado en una representación gráfica me parece fascinante y llevaba un tiempo queriendo hacer uno para el salón.

¿Te apetece ver el resultado? 


Esta vez es una manualidad muy sencilla para la que vas a necesitar muy pocos materiales y una gran dosis de paciencia porque la única dificultad que tiene es la paciencia que requiere ir recortando cada uno de los recovecos de las costas de los continentes. 

Estos son los materiales: 



Para hacer la plantilla de los mapas, puedes imprimir un mapamundi en papel y después recortarlo para marcar la forma de cada continente en las placas de corcho. En mi caso no lo he hecho así porque tenía unas plantillas de plástico con los continentes de un juego de los niños pero no te costará encontrar alguna que se adapte al tamaño que te apetezca. 

Yo te recomiendo que compres placas de corcho que no sean demasiado gruesas y que sean de corcho compacto. En la imagen te he puesto dos modelos diferentes pero te recomiendo el de abajo porque el primero tiende a desmontarse más y vas a tener que cortar con más precisión y cuidado. ¡Bastante complicado es hacer islitas pequeñas y costas abruptas en corcho normal como para complicarse la vida! 

1º Paso. Marcar las placas de corcho.


Una vez tengas la plantilla en papel recortada, tendrás que ir marcando con un bolígrafo fino cada uno de los continentes. Yo te recomiendo que lo hagas con uno que marque muy bien y no con un lapicero porque es difícil verlo en el corcho. 


2º Paso. Recortar y entintar las plantillas. 


Con unas tijeras de punta fina, ve cortando por la marca que has hecho antes con el rotulador, intentando hacerlo por la parte interior del trazo para que no se note después. 

Para que el acabado quede más definido y limpio, puedes entintar los bordes de los cortes, de este modo marcará más el relieve del corcho y se disimulará mucho mejor el corte. 

Para hacerlo, simplemente tienes que colocar el pad de tinta justo en paralelo al corte depositando la menor cantidad de tinta posible. 

3º Paso. Colocar los continentes intentando respetar su posición. 


Y te vas a reír pero no es tan fácil como parece. Yo de hecho, creo que he ofendido al sindicato de cartógrafos con mi escala y seguro que los habitantes de Papua Nueva Guinea y Tasmania me odiarán por no colocar sus costas enfrente al punto exacto en el que están colocadas pero yo lo he intentado, ¡lo prometo!. 

Yo lo que he hecho primero, antes de pegarlos a la superficie final en la que van a estar situados es colocarlos sobre la mesa con un mapa delante hasta encontrar la posición correcta. 
También tienes que tener en cuenta el espacio que tienes a la hora de colocar los elementos, en mi caso, los he pegado sobre un cristal de 50x30. 



Yo los he colocado sobre el cristal con cinta de doble cara porque no voy a ponerle nada detrás. Si los vas a montar en un cuadro o una superficie, puedes utilizar cualquier adhesivo o incluso puedes comprar las placas de corcho autoadhesivas. 

Y este es el resultado. ¡Me encanta cómo ha quedado! Aún no tengo claro si quiero pintarlo de algún color o dejarlo en acabado corcho. Si os apetece darle color, con pintura acrílica queda fenomenal, ¡hasta con el dedo!










Ahora sólo queda encontrarle el hueco perfecto en la pared. Podéis usarlo con los niños para practicar los continentes y países, podéis usarlo de tablón para esos viajes soñados o para ir marcando aquellos lugares que habéis visitado. Es un buen regalo para un amigo invisible ahora que se empieza a acercar la Navidad o para agasajar a esos amigos y familiares viajeros que todos tenemos. Sólo se necesita un poco de paciencia.

¿Os animáis a hacerlo? ¿Os gustan los mapamundis como a mí? 

Wishlist de noviembre: de alfombras, nuevos lanzamientos y lápices acuarelables.

2.11.16

Noviembre llega cargado de muchas ideas, nuevas inquietudes y un montón de planes, así que tengo la cabeza llena de cosas dignas de entrar en la tan temida wishlist que a día de hoy más que una lista parece un pergamino. 

Como cada mes, aquí os traigo mis elegidos, aquellos objetos codiciados que rondan mi cabecita en las últimas semanas y que, antes o después, me gustaría tener en casa. Como siempre, intento que sean de categorías variaditas. 

¿Os apetece ver cuáles son los elegidos? ¡Pues adelante! 


1. Alfombra vinílica para la cocina. 

Y es que tengo un problema. Si, mi casa mola mucho porque tiene todo el suelo igual, de parquet clarito, entre el gris y el blanco. Si, hasta ahí todo bien. El problema viene porque ese tipo de suelos autoinstalables tienen que ser de muy buena calidad para resistir el uso intenso y su presencia en zonas húmedas. 
Y ese no es el caso de mi suelo. 

Así que para prevenir potenciales disgustos, creo que me voy a decantar por colocar una alfombra vinílica en la zona del fregadero y la lavadora, que gracias al cielo están juntos, para evitar que la humedad lo deteriore. Me gustan los estampados que imitan a las famosas baldosas hidráulicas, como este


2. The Ordinary. 

Está claro que el grupo DECIEM está haciendo muy bien los deberes y está sabiendo leer a la perfección las necesidades de las adictas a la cosmética. Si hasta ahora todo iba bien con NIOD o Hylamide y la red se ha llenado de buenas reseñas de sus productos, la llegada de The Ordinary cuyos precios son realmente atractivos y asequibles a todos los bolsillos, está suponiendo una verdadera revolución. 
Muchas de las personas que sigo han comprado ya sus productos y estoy esperando como agua de mayo reseñas sobre algunos de ellos para lanzarme definitivamente a la marca. 
Le tengo echado el ojillo a su ácido láctico. 

3. Lápices acuarelables. 

Últimamente estoy de lo más artístico. Creo que el Bullet Journal me ha terminado de contagiar la caligrafía bonita (el tan famoso Lettering) y las ganas de colorear y ahora ando como loca intentando practicar y conseguir resultados decentes.
 
Tengo que ir haciéndome con buen material y ahora que por fin tengo en mi poder el libro de colorear de Lady Desidia, que llevo queriendo desde el año pasado, la necesidad de unos buenos lápices acuarelables ha subido muchos puestos en el ranking de objetos codiciados. 
Como son caretes y quiero una caja que me dure media vida, creo que irán a la carta de los Reyes Magos. 

4. Mapa de Bilbao. 

Tengo morriña, un ataque de los buenos. Supongo que influido porque no estoy en mi mejor momento de ánimo y a que el otoño me insufla de nostalgia. Llevo meses queriendo tener en casa un trocito de Bilbao y estuve valorando algunas fotos o láminas que encajaran en mi decoración. 
Hace algunas semanas saltó un anuncio en mi Facebook con una página de láminas de mapas con un estilo moderno y se me encendió la bombilla. 
¿Por qué no tener un mapa de Bilbao en mi pared? Aunque J. querrá también uno de Málaga y no podremos negar su capricho. Creo que puede quedar muy bonito y entrañable y creo que puede ajustarse al tipo de cuadros que llevo meses queriendo poner en el salón. 
Os mantendré informados. 


¿Qué os parecen mis nuevas inquietudes? ¿Alguna sugerencia? 

Favoritos del mes: mucho colorido de otoño.

28.10.16

Octubre ha sido un mes raro, raro en cuanto a temperatura, en cuanto a trabajo, he pillado una gripe tontuna, vaya, que ha habido de todo. Eso si, se ha pasado volando, eso no lo voy a negar. 
Como cada mes, os traigo un post-resumen con los productos que más he utilizado, destacando mis favoritos. Si me leéis de manera habitual, ya sabréis que voy rotando el uso de algunos productos para no dejar que caigan en el olvido o queden relegados al fondo del cajón. Vamos, mi propia versión del #rescuemakeup de la señorita Mirandabe


Este mes incluyo tres productos de maquillaje, uno de cuidado facial y otro que podríamos catalogar dentro de la sección "hogar", por decir algo. 

Bobbi Brown. Long wear even finish foundation. 


Yo no soy excesivamente exigente a la hora de elegir una base de maquillaje porque tengo una piel bastante agradecida, en general. Con esto quiero decir que sólo me baso en dos aspectos: la duración y un acabado relativamente natural, al menos en las bases que utilizo para cada día. 

Mi objetivo principal es, entonces, unificar el tono y disimular las imperfecciones. Disimular y no tapar, si, he escrito bien. 


Esta base de Bobbi Brown tiene un acabado algo más cubriente de lo que llevo utilizando en los últimos meses pero sin dejar que la piel pierda su aspecto natural. Yo diría que tiene una cobertura media, aunque es bastante modulable. 

Aplicándola con la Beauty Blender es como le saco el mejor partido porque reduzco bastante la cantidad de producto que aplico y construyo mucho mejor la cobertura. Me gusta mucho, mucho. 

Tarte. Energy noir clay palette. 


¿Paleta de sombras básicas+sombras topo+colorete de la línea Amazonian Clay? ¿Cómo no iba a caer? 
La Energy noir de Tarte se ha convertido en una de mis paletas favoritas a pesar de ser la última incorporación en mi colección porque me parece un formato muy completo, con colores muy básicos (muy prácticos para mis numerosos viajes) y una pigmentación y textura fantástica. 


La paleta incluye nueve sombras de ojos, todas en tonalidades frías, con una combinación muy acertada de sombras mates y sombras metalizadas. Yo, como taupe queen que soy, tenía muchas ganas de tener en una paleta de este tamaño sombras en tonos topo o más hacia el color morado así que no podía dejar pasar la oportunidad de hacerme con ella. 


Además, en la paleta tenemos 5.4g de el colorete Unearthed de la línea de los Amazonian Clay, coloretes que valoro por su pigmentación y duración. 

Hourglass.  Rouge Velvet crème en Nocturnal. 


No me puede gustar más este labial de la gama Femme Rouge Velvet crème de Hourglass.  Por su color, por su textura, por la sensación de hidratación que deja en los labios, por su gran pigmentación y por lo cómodo de llevar que es. Es fantástico. 


Me gusta hasta el packaging, es elegante, sencillo y tiene un cierre muy potente, aspecto que valoro muy mucho. Ahora mismo ya no está disponible pero sí su versión refill, por si queréis echarle un ojillo. Yo no descarto hacerme con algún otro color porque me ha sorprendido muy muy gratamente. 


Clarins. Hydraquench Cream Gel. 


De vez en cuando vuelvo a esta crema de Clarins porque me resulta un producto que, aunque con una formulación bastante básica, me deja la piel confortable y bien preparada para el maquillaje, por eso ha sido la elegida para sustituir a la Mineralize de MAC de la que os hablé hace un par de semanas. 


Esta crema de la línea Hydraquench tiene una textura muy agradable y se absorbe rápidamente dejando un aspecto fresco y saludable en la piel. Yo creo que es el complemento adecuado a la rutina facial para los próximos meses, de la que os hablaré muy pronto. 

Rituals. The Ritual of Sakura Bed & Body mist. 


Ya os he contado muchas veces, especialmente por Snapchat, que tengo devoción por las brumas de hogar. Las utilizo tanto en la ropa de cama antes de dormir como en el armario para dejar en la ropa un sutil pero agradable perfume. 
Suelo ser fiel a aquellas que tienen aromas cercanos a la lavanda o el espliego pero me apetecía salir un poco de mi zona de confort y aprovechando la Shopping Night de Rituals, me lancé a por uno de mis olores favoritos: el de flor de cerezo. 


El producto no me ha decepcionado nada de nada y se ha convertido en lo último que huelo cada noche antes de dormir. Muy muy recomendable. 

Pues hasta aquí los favoritos de este mes, ¿qué nos deparará noviembre? 

¿Me contáis alguno de los vuestros? 

Planner obsession: El Happy Planner de Me&Mybigideas como agenda de trabajo

26.10.16

Toc, toc, aquí la loca de las agendas. 

Ya he dedicado muchos posts a mi obsesión por los planners, agendas, bullet journal, etc. ¡Hasta os enseñé aquí mi cuaderno de profesor! Vamos, que sabéis que esa es una sección fija en el blog porque creo que hay mucho de lo que hablar: decoración, sistemas de planificación, tipología de agendas, ¡un mundo por descubrir!

Hace un par de semanas os conté por Snapchat que me he comprado la agenda azul de LuciaBe para utilizarla para mi organización personal en 2017 pero, ¿qué hay de la agenda de trabajo? 

Durante varios años he sido fiel a la agenda de Mr.Wonderful para el colegio porque tiene un formato muy cómodo y bastante colorido pero el curso pasado coincidí con muchas compañeras y a veces no sabíamos de quién era cada una así que este año decidí cambiar. 

Anduve algún tiempo mirando opciones y  tanteando los Happy Planners de Me&MyBigIdeas así que después de mucho pensármelo decidí darle una oportunidad.  

Hay modelos de Happy Planner casi para cualquier ocasión: los hay de bodas, de recetas, de bebé, de bienestar...en multitud de diseños y colores. Lo positivo de este tipo de agenda es que es totalmente personalizable, ofreciendo muchas posibilidades y complementos. 

Como no sabía si iba a decantarme finalmente por esta agenda porque tiene una disposición bastante diferente a la que estoy acostumbrada a utilizar, decidí minimizar el riesgo comprando el modelo de agenda perpetua, muy adecuada si no escribes diariamente o si quieres empezar la agenda por un mes distinto a los habituales. 


Lo particular de los planners de esta marca es su encadernado, que permite incluir páginas o accesorios sin problema e incluso cambiar el color de las anillas. Yo por el momento he dejado las que venían por defecto pero no descarto hacerme con algunas de un diámetro algo mayor porque he añadido algunos complementos y se está quedando un poco pequeña. 


Yo he elegido un modelo con un diseño bastante neutro porque es el estilo con el que más identificada me siento pero si echáis un ojillo por las tiendas que lo tienen disponible veréis que hay muchos diseños diferentes.  En mi caso, la portada y contraportada son blanco y negro a rayas y las interiores tienen lunares en el mismo color. 


La estructura interior es sencilla y repite su diseño, asignando un color diferente a cada mes del año. 
Cada uno de ellos tiene su respectivo separador, en un papel más grueso, con frases y estampados diferentes e incluye una página inicial del mes con un apartado para destacar cumpleaños, objetivos mensuales, retos, fechas a recordar, etc. 


A continuación, contamos con el calendario mensual a dos páginas. Y aquí está uno de los detalles que hemos de tener en cuenta porque, al tener formato norteamericano, las semanas empiezan por el domingo. No es un aspecto que me incomode del todo aunque preferiría el formato tradicional. 


Mi planner, al tratarse del formato perpetuo, no traía impreso el nombre del mes ni los días, aunque trae varias hojas de pegatinas para que los coloques tú mismo. No tendréis problema si elegís las agendas de año porque ya vienen preconfiguradas para dicho fin. 

A continuación aparecen las páginas dedicadas a la planificación semanal, a dos páginas, con distribución vertical y segmentadas en tres momentos del día: mañana, mediodía y tarde. 
Reconozco que este era el aspecto que más me desconcertaba y que me hacía plantearme si me sentiría cómoda utilizándolo pero me está resultando muy práctico porque tengo mucho espacio para escribir y utilizo las secciones para distintas funciones. Vaya, que no hago caso de la separación por momentos del día porque a mí no me resulta útil pero sí me sirve para diferenciar tareas de aula, reuniones y listas de pendientes. Muy muy funcional. 


La agenda tiene algunos extras que me han resultado muy útiles. En primer lugar, contiene una hoja de bolsillo por ambas caras, con un papel grueso y de calidad que permite que almacenes gran cantidad de papel. En estos bolsillos yo suelo guardar pegatinas, notas rápidas o una plantilla de horario para mi programación de aula. 


Además, incluye una selección de banners y post-its, con un diseño muy bonito para decorar las páginas o escribir pequeñas notas. Como viene troquelado para que lo enganches en las anillas, nunca lo pierdes. Muy buena idea. 


¿Que si me ha gustado el Happy Planner? Mucho. ¿Que si repetiría? Seguramente sí porque me ha sorprendido mucho para bien. Eso sí, me gustaría que se cambiaran algunos aspectos como que la semana fuera de lunes a viernes o que se quitara la distribución de las secciones en los momentos del día porque no me parece que sea útil para todo el mundo. 
Por cierto, si no te gusta que la agenda esté en inglés puedes prescindir de las pegatinas que incluye y estampar los nombres de los meses con algún sellito o si te atreves, animarte con algún tipo de lettering sencillo. Vamos, que puedes ser todo lo creativo que quieras. 

¿Utilizas agenda en el trabajo? ¿Cuál es tu favorita? Estaré encantada de leerte. 

© Vinilosrayados • Theme by Maira G.