Mi agenda de LuciaBe y cómo adaptarla al Bullet Journal

20.2.17

Hace algunos meses hice un pedido a LuciaBe porque ya os dije que me había enamorado de su agenda anual. Una de las cosas que más me sedujo de su formato grande es que este año traen papel punteado, perfecto para poder adaptar mi bullet journal (si no sabéis de lo que os estoy hablando, os dejo aquí el post)  a un formato de agenda tradicional, ya que tenía ganas de probar cómo resultaba la posibilidad de encajar una propuesta tan libre como el bullet a un formato más clásico y estructurado. 

Un pedido a Lucía es siempre sinónimo de felicidad porque siempre cuida los detalles al máximo y desde que recibes su cajita rosa sabes que estás ante una experiencia de compra fantástica. Mirad lo que ves en cuanto abres el paquete, no me diréis que no es amor del bueno: 

En este pedido se vino también ese pasador de rosas que veis en la imagen porque me venía perfecto para completar el look de una boda que tuve en otoño. ¡Qué bonito es! 
Yo me decanté por el tamaño grande porque es una agenda que se va a quedar en casa ya que es la que suelo utilizar para planificar las comidas, el plan de limpieza de la casa, apuntar gastos y citas, etc. Vamos, que no se mueve nunca de la mesa del salón. 


La agenda es de tapa dura en color azul oscuro y con una frase manuscrita en dorado que dice: "No me da la vida", vamos, que resume perfectamente mi día a día. Supongo que no soy la única, ¿no? Al abrirla encontramos una hoja en color rosa maquillaje y acto seguido el mensaje que Lucia quiere transmitirnos para este nuevo año. 


A continuación, encontramos un calendario de 2017 y 2018 a una página por año donde podemos tener una visión global de todos los meses para planificarnos. 


Toda la agenda tiene la misma estructura: una página en blanco con el título de ese mes (perfecto para dar rienda suelta a la imaginación y creatividad de cada uno y poder decorarlo a nuestro gusto) y un calendario mensual a dos páginas que permite escribir en cada casilla algunas citas o eventos fijados. 


Otro de los puntos que tiene a su favor es que es de día por página de modo que hay muchísimo espacio para escribir a diario, perfecto para satisfacer todas mis necesidades ya que yo suelo incluir un espacio para tareas, otro para planificar el blog y la página web y redes del colegio (ya que soy una de las encargadas de gestionarlas), un lugar para la organización de las comidas diarias y mi habit tracker. (No te preocupes si todo esto te suena a chino o si te gustaría saber mucho más porque tengo pensado compartir con vosotros este mes que viene un segundo post sobre el bullet journal que arrojará luz sobre este tema). 



Y, ¿cómo no iba a incluir algunas de sus bonitas ilustraciones? Algunas hojas traen pequeños dibujos de situaciones cotidianas con las que seguro te vas a sentir muy identificada. 


La verdad es que de momento me está funcionando fenomenal. En los meses de enero y febrero he venido siguiendo la misma estructura con las tareas a mano izquierda y el habit tracker a la derecha y un pequeño espacio dedicado a las RRSS y el blog. Debajo, una sección con los menús del día que organizo siempre los domingos por la tarde.
También estoy reciclando hojas de tareas de otros planners para hacer listas de fotos que quiero hacer o los próximos posts del blog. Las colecciones las estoy haciendo en la parte final de la agenda ya que hay un espacio dedicado a notas.

Os dejo aquí un par de foticos en las que podéis ver cómo queda la estructura, disculpad la calidad de la luz de las imágenes, no ha hecho muy buen tiempo estos días y me ha resultado muy complicado aprovechar la luz.



¿Qué os parece esta agenda? A mí me tiene enamoraíta. ¿Utilizáis agenda o planificador? ¿Seguís bullet journal? Estoy deseando leeros. Nos vemos el miércoles por aquí. Gracias por leerme.


#Desayunobonito. Palabras bonitas para San Valentín.

10.2.17


Hoy traigo una entrada un poquito diferente. 
Dentro de unos días es San Valentín y, aunque yo no soy muy dada a hacer regalos ese día porque creo que el amor hay que celebrarlo de manera espontánea sin fecha en el calendario, he pensado compartir con vosotros un texto precioso que creo que recoge muy bien lo que significa el amor: la cotidianidad, las pequeñas cosas. Eso es la felicidad. 

El poema que quiero compartir con vosotros puede serviros de inspiración para tener un detalle con vuestra pareja ese día. ¿Qué tal una notita en la nevera? ¿Y si rescatamos las cartas? ¿Un buen desayuno en la cama? No hace falta comprar regalos ni hacer grandes cosas, simplemente disfrutar del otro, un ratito para los dos cada día. 

Creo que este fin de semana lo pondré en práctica, ya me contaréis si os habéis animado también. 



"Me gustas cuando dices tonterías,
cuando metes la pata, cuando mientes,
cuando te vas de compras con tu madre
y llego tarde al cine por tu culpa.

Me gustas más cuando es mi cumpleaños
y me cubres de besos y de tartas,
o cuando eres feliz y se te nota,
o cuando eres genial con una frase
que lo resume todo, o cuando ríes
(tu risa es una ducha en el infierno),
o cuando me perdonas un olvido.

Pero aún me gustas más, tanto que casi
no puedo resistir lo que me gustas,
cuando, llena de vida, te despiertas
y lo primero que haces es decirme:
«Tengo un hambre feroz esta mañana.
Voy a empezar contigo el desayuno»."


Luis Alberto de Cuenca. 

Wishlist de febrero: de letras bonitas y paletas imprescindibles

9.2.17

Aunque lleve sin publicar wishlist unos meses no quiere decir que mi lista no haya aumentado. ¡Vaya que lo ha hecho! Lo que pasa es que últimamente ando centrada en otras cosas que han hecho cambiar mis prioridades en la lista (no os preocupéis que os iréis enterando de todo a su tiempo). 

La wishlist de este mes es un poco ecléctica, un poquito de lettering, un imprecindible para la casa, un perfume y una paleta que lleva haciéndome ojitos meses y meses. Te lo cuento todo todito: 




1. Perfume Iris de Prada. Últimamente ando retomando mi reto de gastar productos y no comprar nada antes de terminar todo lo que tengo abierto o en el cajón. Una categoría con la que tenía que ponerme las pilas es la de los perfumes porque tenía varios empezados a los que necesitaba ir dando salida.
No es conveniente tener varios abiertos porque con el tiempo su olor se desvirtúa y es fundamental protegerlos de la luz solar para conservarlos correctamente. Aunque recompraré mi querido Si de Armani, quiero cambiar un poco de fragancia y este de Prada es estupendo de cara a la primavera, un perfume fresco, con notas de mandarina y azahar. 

2. Libro Letras Bonitas de The Three Feelings. Si hay algo con lo que me ha dado en los últimos meses es con el Lettering. Ya os conté en el post anterior que era una de mis asignaturas pendientes. Con todo lo que tengo que escribir a mano diariamente, era fundamental mejorar un poco mi caligrafía para lucir mejor los carteles y notas que suelo tener que escribir en el cole. 
The Three Feelings ha sacado un libro muy chulo, titulado Letras Bonitas que creo que todo fan de la técnica tiene que ojear. Seguro que antes o después cae en mis manos. 

3. Paleta Tartelette de Tarte. Señores de Sephora, por favor, traigan la marca de una vez. Ya os he contado alguna vez que soy muy fan de los coloretes de la línea Amazonian Clay de Tarte y he compartido con vosotros lo mucho que me gustan sus sombras. La paleta Tartelette en sus dos versiones, la mate y la In Bloom (con sombras más satinadas) me hacen ojitos. Constantemente. 
Aunque debo contenerme, en mi casa no cabe ni una sombra neutra más. 

4. Una kettle, cualquiera, aunque si fuera la de Smeg...Que si, que sé que es un caprichazo y que no necesito que sea exactamente esa. Que si. Pero es que es tan bonita...Necesito un hervidor de agua eléctrico porque la cantidad de tés que tomamos requiere un aparatejo de estos en casa para que nos facilite un poco la vida. No compraré esa pero seguiré soñando con ella en silencio...

Pues nada, esto es todo por este mes. (Aunque si yo os contara la wishlist oculta tendríamos para ocho meses de posts). ¿Tenéis algún caprichillo en mente? ¿Me contáis? 




Curso Brush Lettering con The Flower Journal

30.1.17

Soy un culo inquieto, eso está claro. Si me preguntaras cuáles son mis aficiones, tendría que sacar un pergamino, ya que todo me seduce y tengo todo por aprender. 
Por eso no es de extrañar que siempre ande detrás de algún curso, sea de lo que sea. Y es que, a pesar de ser maestra, me encanta ser alumna. Disfruto muchísimo, ¿no podría ser eso una profesión? Alumna perpetua. 

El año pasado me planteé trabajar un poco sobre mi caligrafía ya que en el mundo del scrapbook se utiliza mucho la escritura a mano. No es que mi letra sea un horror, al menos en la vida diaria, pero cuando tienes que incorporarlo a un layout o a un álbum o simplemente cuando quieres escribir una nota bonita a alguien, me queda un churrete. 

Anduve buscando por Internet algunas plantillas para practicar el tan famoso "Lettering" pero me faltaba la parte más visual, aquella que se aprende con modelado. Es cierto que esta técnica sólo se puede dominar con mucha práctica invidual pero siempre es positivo ver a alguien y que esa persona corrija tus errores. Hay que ver cómo coger el rotulador o el pincel, observar el recorrido del trazo, etc. 

Después de animarme a hacer un curso a distancia con El Amante Volador que me ayudó mucho a conocer la técnica básica del lettering y a iniciarme un poco en el maravilloso mundo de los rotuladores de escritura, vi que Mylittlehannah y The Flower Journal organizaban un curso de Brush Lettering en Madrid en diciembre. ¡No me lo podía perder!

El curso estaba dividido en dos bloques: uno dedicado íntegramente al lettering en si y otra más práctica, de cara a la Navidad, de aplicación de la técnica a la elaboración de postales y decoración. 

Os cuento. 

Aparte de ser recibidas maravillosamente con un kit precioso formado por un cuaderno Rhodia (punteado, como debe ser), dos rotuladores Tombow y un cuaderno teórico-práctico elaborado por Inés para practicar cada uno de los trazos, la experiencia fue fantástica. 


En primer lugar, nos familiarizamos con los rotuladores especiales para Brush Lettering y anduvimos viendo las diferencias entre unos y otros.En otro post os hablaré más detenidamente de los útiles necesarios para el Lettering y cómo lo integro yo en mi Bullet Journal. 
Para dominarlos un poco hay que ir realizando pasos previos a la escritura, unos ejercicios grafomotrices que nos permiten observar el comportamiento del rotulador en el papel, ir controlando la presión necesaria y trabajar los trazos que después nos permitirán "dibujar" letras. 

Porque el lettering no es escribir, no es caligrafía, es dibujo, de ahí que haya que romper un poco con la idea de la escritura convencional, de los trazos ligados y de no levantar el lápiz del papel. ¡Vamos, que hay que romper con todo lo que nos enseñaban en el cole! 


Después de practicar un buen rato y de familiarizarnos con la técnica, Inés nos fue enseñando los trazos de las letras mayúsculas, agrupándolas según el tipo de movimiento que requerían. No estuvimos practicando sobre el cuadernillo que ella preparó sino que utilizamos el bloc Rhodia. 


Después de controlar más o menos las mayúsculas toca el turno de las minúsculas que tienden a ser algo más complejas porque los trazos son más redondeados y eso conlleva mayor control de la presión que hay que ejercer para que se note la diferencia entre los trazos gruesos de bajada y los finos de subida. 

Al principio es un poco frustrante porque no queda como esperas ni a la primera, ni a la segunda ni a la tercera pero una vez que le vas cogiendo el truquillo, te vas viniendo arriba, créeme.


Una vez que vayas controlando bien los trazos, la idea es que apliques todo lo aprendido a la escritura de palabras. Yo al principio escribía todo lo que se me ocurría: nombres de amigos, letras de canciones, etc. ¡Verás qué bonito te queda! Todo el mundo empezará a pedirte que les escribas algo. 

Después viene lo complicado: aplicarlo a crear láminas o composiciones tan bonitas como la que Inés nos regaló en el taller. Si no eres especialmente creativo, no te preocupes, puedes inspirarte (inspirarte es una cosa, copiar es otra) en un montón de gente talentosa que hay por la red. Si te metes un ratito en Pinterest o Instagram en busca de ideas, seguro que le pierdes el miedo al papel. 


La pena es, como os he dicho, que Inés deja de dar talleres de Lettering este mes así que si podéis, no desaprovechéis la oportunidad de asistir. Os dejo aquí y aquí toda la información disponible.

Si Madrid os pilla un poco lejos, Chris tiene unas plantillas descargables buenísimas para ir practicando. Os lo dejo por aquí también.

Pues esto es todo por hoy, pequeños seres creativos. ¿Os habéis animado ya con el lettering? ¿Lo conocíais? Contádmelo todo.



Organización scrapbook: Materiales básicos

25.1.17

Si te gustan las manualidades, el scrapbook o cualquier otra afición que requiera un volumen de material y herramientas considerable, seguro que compartes conmigo la necesidad de encontrar una organización práctica y cómoda que te permita tener lo fundamental a mano. 

Después de mucho probar, he descubierto que lo más útil es ubicar todas las herramientas y materiales básicos en el mismo lugar y a poder ser, de un modo que sea fácil de manipular y transportar por si no tienes un lugar determinado en casa para este fin y vas ocupando la mesa del salón o de la cocina constantemente. 
Ese no es mi caso ya que tengo un espacio en casa donde dar rienda a mi imaginación (de hecho os lo enseñé aquí) pero sigo viendo la necesidad de tenerlos todos juntos y poder moverlos libremente para que sea más sencillo y rápido recoger. 

He utilizado el típico carrito de ruedas de Ikea y funciona, resuelve bien la papeleta y estéticamente es bonito pero no me cabe debajo de la mesa y no me gusta que esté a la vista así que  al final me he decantado por la Tote-all-y cool de We R memory keepers, una bolsa con muchos compartimentos que me permite tenerlo todo a la vista y bien organizado. 

Esta bolsa tiene un tamaño adecuado para guardarse en cualquier armario o debajo de la mesa y consta de varios compartimentos diseñados para guardar los distintos materiales básicos propios del scrapbook. 

Tiene un bolsillo central en el que puedes guardar herramientas grandes como la tabla de corte, la guillotina o incluso neceseres individuales (yo tengo un par con tijeras de formas y adhesivos). 
En los bolsillos frontales tengo las herramientas que más utilizo: instrumentos de corte como tijeras, cúter, punzones, la crop-a-dile (herramienta para hacer agujeros),  la corner chomper (máquina para redondear las esquinas), etc. 



También guardo en estos bolsillos centrales los bolígrafos y rotuladores que utilizo para anotar medidas o ideas en los cuadernos de scrap, así como aquellos con lo que suelo escribir en los layouts. 




También consta de bolsillos laterales de rejilla, perfectos para guardar adhesivos, pegamentos, tintas o cualquier otro objeto que requiera un almacenaje vertical. 


En la parte trasera guardo herramientas que utilizo con menor frecuencia como son los punzones, las agujas de trenzado, el spray de agua, unas pinzas, la máquina de coser portátil u otro tipo de adhesivos, así como una cinta de doble cara extra (algo que nunca puede faltar). 


Como ya os he dicho, en el bolsillo central se pueden guardar muchos complementos que solemos utilizar en layouts y álbumes como los pinceles. Yo los tengo en este estuche para que estén todos bien guardaditos. 


¿Qué os parece la organización? ¿Qué sistema utilizáis vosotros? Espero que os haya dado alguna ideílla que pueda serviros para mejorar el almacenamiento de vuestros materiales básicos de scrapbook. Si quieres saber cuáles son, os hablé de todo esto aquí. 

¡Nos vemos en el próximo post!

Las listas están para no cumplirlas Parte II. #Today2017.

16.1.17

¡Feliz 2017! 

Porque cada uno empieza el año cuando quiere, ¿no? Después de dos meses de "vacaciones", aquí estoy de nuevo y no quería desaprovechar la retomo la ocasión para saludaros y desearos lo mejor para este año que comenzó hace quince días y que yo empiezo un poco acelerada y con la cabeza llena de proyectos que ya os iré desarrollando en los próximos meses. 

Es una tradición que yo haga una lista de propósitos como primer post del año así como un balance final de aquellos que me marqué como objetivos el año anterior, así podremos comprobar cómo de fructífero ha sido el año. 

El año pasado estos fueron mis objetivos: 


1. Viajar, al menos, tres veces. 

Al empezar el año no pensaba que pudiera cumplirlo pero ha superado mis expectativas con creces. Londres, Berlín y unas vacaciones improvisadas por el sur. Propósito cumplido

2. Mejorar el blog. 

Mejorar, lo que se dice mejorar...ha mejorado. Después de hacer algunos cursos interesantes y de ponerme seria con el tema de las plantillas y el diseño, he conseguido que el blog se acerque un poco más a la idea que tengo en la cabeza aunque no está al 100% como yo quiero, ha mejorado bastante. Podríamos decir que propósito cumplido. 

3. #Unplanalmes

Ya os conté que J. y yo habíamos hablado de la necesidad de retomar esas salidas amorosas que teníamos al principio de nuestra relación. Esa costumbre que teníamos de sorprender al otro con algún plan alternativo sin que el otro supiera nada. Esta ha sido una de las mejores cosas que hemos hecho en el 2016 porque nos ha dado la oportunidad de tachar de la lista muchos sitios a los que queríamos ir, hemos comido en restaurantes que llevábamos mucho tiempo queriendo conocer, hemos visto más teatro y más cine que el año anterior. Vamos, que esto lo mantenemos este año también seguro. Propósito cumplido. 



4. Ir a la cama antes de las 00.30. 

Éste se me resiste una y otra vez. Algunas veces lo consigo pero no podríamos decir que haya conseguido convertirlo en una rutina. No conseguido.

5. Hacer algún curso interesante. 

Aquí también me he portado bien porque este año he podido hacer algunos cursos interesantes de los que tengo pensado hablaros en las próximas semanas porque son tremendamente recomendables. Propósito cumplido. 

6. Leer más (y mejor). 

Menos mal que este año no me animé al retoliluleo ni a nada de ese estilo porque el resultado sería frustrante. No es que haya leído poco pero tampoco he leído más que el año anterior. No conseguido. 

7. #Desayunobonito. 

Otra costumbre a mantener este año porque los desayunos especiales de los domingos han sido una rutina fantástica. Propósito cumplido. 


8. Hacer (mejores) fotos. 

Otro objetivo difícil de evaluar porque aunque me estoy esforzando mucho por mejorar y estoy progresando poco a poco todavía no podríamos decir que están al nivel que me gustaría. Aún así, mejores son. ¿Vale la trampilla? Propósito cumplido. 

9. Mimarme. 

Este propósito venía de La Magia del Orden y se ha convertido en una rutina. Mimarse no es consentirse ni malcriarse, mimarse en cuidar los detalles, regalarte un poco de tiempo y disfrutar de las pequeñas cosas. Propósito cumplido. 

10. Ponerme buenorra. 

Ejem...No. 

11. Olvidarme un poco del móvil. 

Vaya, con lo bien que íbamos...Mal, éste muy mal. La cosa es que también soy muy de rachas y como sabéis, en los últimos dos meses he pasado bastante del blog y de las redes sociales pero lo que viene siendo "olvidarse", como que no. 

12. #Armariobonito.

No sólo lo he cumplido sino que también lo he compartido con vosotros y os he animado a que sigáis la propuesta de Andrea Amoretti. Lo podéis ver aquí.



13. Organizar el ordenador. 

 El pobre pasó a mejor vida en el 2016 así que este no me sirve aunque estoy intentando empezar de cero con el nuevo, dejándolo bien ordenadito y limpito. 

14. DIYear. 

Mucho y bien. Y gracias al blog precisamente. Propósito cumplido. 

15. Dirigir algo. 

Todavía no me he acabado de lanzar al mundo de la dirección pero estoy a punto. No creo que el 2017 sea el año porque tengo un proyecto más grande en mente pero no me olvido de él. No cumplido. 

16. Saltarme las listas. 

No pasa nada por no cumplir los propósitos. Lo importante está en tener motivación para levantarse cada mañana, vivir cada día con intensidad, con ganas. Hacer las cosas de corazón. En eso no me ha ido mal así que podríamos considerarlo el último de los propósitos cumplidos del 2016. 


10/16, no está nada mal, ¿no? 

Bueno, pues ahora ha llegado el momento de marcarse las metas para los próximos meses, mi Today2017 (lo siento, Marta, voy tardísimo esta vez). Me he valido de este freebie de Thegreatmoustache porque me ha encantado. Ya veremos qué tal se da este año porque yo he puesto muchas expectativas en él. 


Espero que este sea un año lleno de cosas buenas y bonitas, de proyectos y metas motivadoras, de series y películas que nos hagan disfrutar, de muchas tardes de té y bizcocho, de viajes y fotos, de reencuentros con amigos, vamos, lo que viene siendo un año feliz. 

¡Que se cumplan todos vuestros propósitos! 




#Skincaretag

21.11.16

La semana pasada en Instagram estuve participando en el #skincaretag propuesto por Elotrobeautyblog, página que os recomiendo muy mucho porque detrás de ella hay una persona realmente apasionada por la cosmética, con muchísimo conocimiento de parafarmacia y de marcas nicho y verdadera creadora de necesidades, con recomendaciones muy ajustadas a tu tipo de piel. Vamos, que no sé a qué esperáis si no conocéis su blog. 

El caso es que lanzó este reto en el que teníamos que animarnos a compartir un producto de cada una de las categorías propuestas y como tuve la oportunidad de compartir opiniones y recomendaciones con mucha gente (de hecho la wishlist empezó a crecer y crecer) he pensado que podría ser buena idea recopilar mis elegidos en un post para ir contrastando mis opiniones sobre estas categorías en un futuro. 

¿Os apetece echar un ojo a los elegidos? 

#Mejorlimpiador


A ver, empecemos por el principio ya que en el tag vi como había gente que incluía en esta categoría desmaquillantes. Si me preguntas por un limpiador, no pienso en un desmaquillante ya que los considero categorías diferentes. El limpiador es un segundo paso en la limpieza y esto es algo que no todo el mundo tiene claro. Poco a poco, gracias a las redes sociales, youtube y blogs, la gente está conociendo la rutina de doble limpieza y se van aclarando varias dudas, es ésta la razón por la que elegí un producto que se adaptara estrictamente a la categoría propuesta. 

Son muchos los productos que puedo destacar en esta sección y sabéis que mi favorito de todos los tiempos es el Renaissance Cleansing Gel de Oskia, del que os hablé específicamente aquí
Al tener que elegir alguno de los que tuviera actualmente en uso o a mano me he decantado por el Baume Nettoyant au Bois de Rose de Darphin, un bálsamo limpiador fantástico por su fórmula rica en aceites esenciales (cuidado si tenéis problemas con la presencia de éstos en vuestras rutinas faciales) que deja la piel muy limpia y acondicionada, esa sensación que es fácil de describir pero que todas sabemos percibir. 


#Mejortónico


Vamos por orden, bien. 
Después de desmaquillar y limpiar la piel el siguiente paso sería tonificar, equilibrar o preparar la piel para los tratamientos posteriores. Yo soy muy de esencias o lociones, más que de tónicos en sí porque creo que aportan un poquito más a la rutina. A pesar de ello, si tuviera que destacar un tónico en su sentido más literal sería, sin ninguna duda, el Glow Tonic de Pixi, del que ya os he hablado en otras ocasiones. 
Tiene una concentración de ácido glicólico del 5%, la cantidad perfecta para una exfoliación ligera que permite utilizarlo a diario. Yo no lo uso con esa frecuencia porque mi piel no lo necesita pero suelo intensificar su presencia en la rutina en esas épocas en las que tiene peor aspecto, algunas imperfecciones o está más apagada. 


#Mejorsérum


Esta sí que es una categoría compleja porque los sérums responden a las necesidades concretas de cada piel e incluso se van alternando para complementarse.
De las últimas incorporaciones a mi rutina facial me quedo, sin ninguna duda, con el Revitalise & Glow Serum de Aurelia, marca que me ha sorprendido muy gratamente y que tengo ganas de reseñar en el blog.  
Llevo varias semanas utilizándolo y he notado rápidamente sus efectos, punto positivo a su favor porque ya sabemos que normalmente este tipo de tratamientos requieren tiempo y constancia para notar algo. 
Al aplicar este sérum, de olor ligero y textura agradable, notas la piel muy fresca, muy calmada y "en paz". Sé que parece una descripción demasiado onírica para hablar de piel pero es muy complicado de explicar. Es una sensación muy muy agradable. Digamos que es un aspecto de piel sana. 


#Mejorhidratante


Cuando busco una crema hidratante suelo recurrir a fórmulas que se dediquen básicamente a eso, a hidratar. Sé que la mayoría de las cremas que hay en el mercado suelen tener un subtítulo, un doble objetivo añadido a su función primordial y está bien un extra, por supuesto, pero no le doy tanta importancia a ese segundo objetivo porque creo que los sérums de tratamiento y el diseño de la rutina facial es la clave del éxito en este caso.

Sin embargo, a veces descuidamos la hidratación en su sentido más estricto, especialmente si no conocemos del todo nuestra piel. Hay gente que utiliza cremas hidratantes para piel grasa cuando realmente la tiene deshidratada, gente que tiene la piel seca y no lo sabe, etc. Por eso es importante conocer bien nuestra piel. 

Mi piel es mixta, sensible y con tendencia a la deshidratación así que suelo incorporar a la rutina cremas que sean cuidadosas y respetuosas con ella y si de paso tienen algún extra, pues mejor que mejor. 
La gama Clearcalm 3 de REN está pensada para pieles sensibles con tendencia a las imperfecciones y me gusta precisamente por eso, porque su objetivo principal es ser respetuosa con la piel, función que no cumplen muchos de los productos pensados para tratar las imperfecciones.


#Mejorexfoliante


En esta categoría tengo que hacer un poco de trampa porque a pesar de que últimamente he dejado totalmente de lado los exfoliantes mecánicos, hay algunos que merece la pena destacar así que he elegido uno de cada tipo. 

En cuanto a los exfoliantes mecánicos, como decía, me quedo con el Buffing Grains de Bobbi Brown porque como no lo aplico con tanta frecuencia, me da pena que pueda echarse a perder. Este exfoliante, al ser exclusivamente en polvo, no se estropea. 
Su aplicación es un poco peculiar porque consiste en mezclar una cantidad variable de esta mezcla de polvos de un tipo de alubia japonesa (cantidad que podemos adaptar en función del nivel de intensidad de la exfoliación que queramos) con el limpiador que tú quieras, aunque te recomiendo que utilices alguno que tenga una cierta textura cremosa para que la mezcla sea más homogénea. 

Sin embargo, como os he dicho, últimamente me he pasado a los exfoliantes químicos, me gustan más por su facilidad de aplicación y porque no me irritan tanto la piel como un proceso mecánico de exfoliación. Dar con los ácidos que mejor funcionan en tu piel lleva su tiempo y hay que tener mucho cuidado con la concentración de los productos. 

Uno de los exfoliantes químicos que más me gustan de los últimos que he probado son los Age Defying Exfolianting pads de Radical  a los que suelo puede sacarles una pega: su precio. Los compré por darme un caprichazo y cumplen su cometido a la perfección pero son bastante caros, eso hay que reconocerlo. 
Me gustan mucho porque son muy cómodos de aplicar, basta con sacar un disco impregnado del bote y distribuir el producto suavemente, a toquecitos, sobre la piel. Una vez terminado el proceso, se tira el algodón y listo. Vamos, bien cómodo e higiénico. Eso si, recuerda cerrar correctamente la tapa para no correr el riesgo de que se sequen. 

En mi piel los resultados han sido fantásticos, la apariencia ha mejorado muchísimo y la noto más refinada. 




#Musthave


Esta era una categoría libre destinada a recomendar un producto que consideremos fundamental en nuestra rutina facial. He coincidido con mucha gente en elegir las mascarillas faciales en general porque me parece que es un paso muy importante en la rutina, el complemento perfecto para solucionar algunas de las necesidades de la piel. 

Hace algunos meses compartí con vosotros un post hablando de algunas de mis mascarillas favoritas. Os lo dejo por aquí.









¿Participasteis en el reto? ¿Os animáis a contadme vuestros destacados? 

© Vinilosrayados • Theme by Maira G.